HUMOR

Hablemos de cosas importantes….

Siempre mi madre me ha dicho que soy una comedianta, y en estos tiempos que corren y para cerrar una dura semana, vamos a ponerle un poco de humor a la vida. Debería dedicarme en mi tiempo libre a los monólogos, otra cosa no, pero hablar me encanta jajaja.

Para mí, y visto lo que se entiende por esencial… ¿Que puede haber mas esencial que unas bragas? Me explico…

Porque aunque estemos confinados, teletrabajando en el mejor de los casos, con pijama de felpa gordito que ahora viene el invierno, no quiere decir que no llevemos una muda limpia ¿verdad? porque yo no sé tú, pero me ducho a diario y la cambio.

La cosa es que yo uso de una marca de estas de Amancio (no le haré publicidad que me salen fatal y además no me paga) y claro, con esto yo quiero ayudar al pequeño comercio porque en serio, las bragas esas sin costuras muy bien pero ¡ay amiga cuando se descosen! te quedas literalmente en pelotilla y con el chirri al aire (me ha pasado, por suerte mientras me cambiaba en la furgohome). Total que se me están rompiendo varias o se las come la lavadora (no vive solo de calcetines) y ahora me encuentro que para nuestro presidente no es algo esencial y no puedo ir a comprar bragas.

Por suerte, tengo a mi amiga Nati, que tiene su tienda en Oviedo, y me va a hacer un showroom en casa, pero… ¿y si tú no tienes una Nati en tu vida? Te abocan a comprarlas en estas grandes marcas que no quieres porque tu quieres ayudar al pequeño comercio aunque sea con un tanga de hilo.

Conclusión, que toda actividad es esencial siempre que una familia dependa de ella.

Espero que te hayas echado unas risas y si te gusta dejame un comentario para hacer más monólogos de este tipo en el blog.

Buen fin de semana,

Sara

6 thoughts on “Hablemos de cosas importantes….

    1. Las mercerias de barrio van muy bien para comprar este tipo de prendas….tan indispensables
      Y aunque estemos con confinamiento perimetral…a la tienda de barrio podemos llegar. Hay que levantar el comercio del pueblo

  1. Sé lo que dices, se despegan, lo intentas soldar a plancha, se funde «la braga», se mancha la plancha y te quedas compuesta y si bragas!!
    No extingamos el maravilloso trabajo que hacen los «tenderos» en nuestras mercerías y tiendas de lencería.
    Jolín, ahí aprendí yo a ajustar el sujetador, sin ir más lejos.
    Nuestros hijos no sabrán lo que es recibir atención personalizada y profesional (de no ser que vayan al mercadillo, donde se estiran, gritan sus cualidades…)
    Un besote, Sara!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top