YOGA

El Yoga en la era del COVID…

Hola,

Anter de irnos de vacaciones en casa, vamos a darle un poco al YOGA, ¿Qué te parece?.

En estos días de confinamiento, que yo no puedo salir a correr y que mi espalda se resiente más de la cuenta pues el yoga me viene muy bien….

Hará unos 3 años que empecé, y mi ratín de media hora / 1 hora si la niña lo permite, es de lo mejor del día. Ese momento de conexión contigo misma y desconexión del mundo, es maravilloso.

Estos días mucha gente se está animando y está empezando, así que a modo de ayuda vamos a ello.

Hay millones de web, blogs y de videos de Youtube que os pueden ayudar en vuestro camino de yogui en casa. Además ahora también hay via Instagram, por ejemplo, @Nacho.Kaleta, @xuanlanyoga es muy buena…

Yo te voy a contar mi experiencia.

Iba con un amigo que daba pilates/yoga una vez por semana aquí cerca de casa ya que entre horarios laborales y vivir en un pueblito bueno no tenía muchas opciones, y era un deporte que me apetecía probar. Estaba muy bien pero el problema es que me tenía que llevar a la niña conmigo. Era inviable, ya que no me dejaba disfrutar de la clase (ni a mi ni a mis compañeras) así que opté por hacerlo yo un poquito cada día al llegar a casa de trabajar.

Lo primero que hice fue buscar que necesitaba para empezar, lo básico. Y leyendo encontré que:

1.  Una buena esterilla. No escatimes en precio, la mía es de MANDUKA y estoy encantada (primero compré una barata y al final se fue para la basura). Tienes que pensar que necesita una buena adherencia porque yo en verano lo hago descalza y no quiero matarme. La lavo cada 15 días aproximadamente en la lavadora en programa corto y a 20ºC por si os sirve de ayuda.

2. Un par de bloques. Estos a mi me ayudan en ciertas posturas, asanas, para arquear bien la espalda o como apoyo. También los compré en Manduka, pero los tienes en decathlon mas baratos y seguro que van igual de bien.

3. Una correa. Me ayuda en ciertas asanas como la de la bailarina, que no llego bien a cogerme la pierna y me valgo de ella.

4. Un cojín de meditación. Muchxs se sientan sobre él para meditar, yo lo pongo debajo de la cabeza a modo de almohada y me tapo con una manta de las que se tiene por casa y listo. Ahora Lara lo usa a modo de puff para cuando nos sentamos en el balcón a tomar el vermut.

La ropa vale que sea ajustada, que te de libertad de movimiento, y sobre todo estar cómoda. Hay mallas y tops geniales en Oysho por ejemplo (no hace falta dejar un dineral en ello), aunque a mi no me dan buen resultado, porque se me bajan pero tengo amigas que les va bien.

Lo que hay que buscar es sobre todo comodidad para hacer las asanas. He descubierto una marca de ropa, que además es ecológica, está muy bien de precio y oye, súper cómoda. ¿Qué más se puede pedir? cómoda y ayudas al planeta. La puedes encontrar en Instagram como @Lamandinga.

Si tienes dudas de cual es el idóneo una idea que leí es: Pon tu legging, da la espalda a un espejo, intenta tocar los pies y mira en el espejo (entre las piernas) y si ves el color de tu ropa interior es que no deberías usar esta malla en yoga… La otra manera es poner la mano dentro del legging y tirar un poco en la tela, si ves tu dedo es que hay peligro de transparencia yogica.

El lugar donde practicar dicen que es importante un sitio con buena luz, aireado y que te guste por supuesto. Yo practico en mi habitación porque es donde mas espacio tengo y no anda pululando el perro. Aunque a veces me acompaña desde el balcón jajajajaja me mira raro diría yo.

Una vez tuve todo me compré un libro, ya que poner videos me distraía demasiado. Se trata del libro de Vanesa Lorenzo (publicidad gratuita) y te puedo decir que está genial explicado y que lo recomiendo 100%.

Y así empecé. Como te dije al principio hago un mínimo de 30 minutos cada día. Y viene muy bien tanto para el equilibrio, como la flexibilidad, como para mi espalda. Recordar que soy informática y paso mucho tiempo sentada.

La niña no creas que se olvidó de mi y que me deja tranquila, nada mas lejos de la realidad. Con suerte se pone en la cama a hacer piruetas, o cerca mía a hacer lo mismo que yo…en el buenísimo mejor caso, se tira encima de mí para ayudarme en mi flexibilidad ; ) 

Estos días estoy pensando en volver con mi amigo cuando esto pase para que me ayude con las invertidas, ya que por mi sola no soy capaz y es algo que me apetece conseguir..

Cualquier duda déjame abajo en comentarios y los responderé encantada ; ) Recuerda que no soy una experta pero seguro que tus dudas también fueron las mías.

Namaste,

Sara

2 thoughts on “El Yoga en la era del COVID…

  1. Me apunté a Yoga en un momento que necesitaba muchos aportes en mi vida. Recuero que fue cuando mi jefe no podía pagarme tanto dinero y le dije que me bajaba pero también en horas. Así que me dio una mañana entera para poder dedicarla a mí. Me apunté a defensa personal, luego a yoga y después me iba a musculación.
    Me sirvieron para mucho el tiempo que estuve apuntada pero sobre todo para saber desconectar y dejar la mente en blanco y para la elasticidad. Mejoré en flexibilidad un montón.
    Ya no lo practico. Cachis! Nunca es tarde…
    Besos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top